Montblanc “Hemingway”: El placer de la escritura con un mito… por partida triple!!

Hace ya tiempo que comencé la colección de la serie de Escritores de Montblanc. Comencé con “Marcel Proust”, le siguió “Agatha Christie” y “Dumas” (hijo); luego vinieron “Cervantes”, “Verne”, “Dostoevsky”, pero el caso es que siempre tuve la intención de probar ese Grial de los escritores que era “Hemingway”. Se describía como algo espectacular, con su plumín 149 y su cuerpo robusto, el capuchón con la firma del escritor y en general, un remake de la Montblanc L139 Masterpiece.

Hemingway Montblanc Ernest

El caso es que llegó la ocasión de adquirirla y ¡por partida triple!… hay veces en las que uno busca y no encuentra y otras en las que encuentra sin buscar.

Hemingway alcohol

Es por ello que he decidido hoy sentarme y juntar las tres Hemingways, leer un poco sobre la vida de este periodista-escritor, que por cierto, no me ha dejado muy buen sabor de boca…

gran amante de la tauromaquia, su vida iba paralela con el alcoholismo, cazador de animales salvajes africanos empedernido, aficionado a las armas y…. para colmo, ¡escribía con máquina!… no he podido hallar indicio alguno que le vincule con las estilográficas… en fin… no se puede pedir todo.

Curiosidades sobre Hemingway:

Nació en Chicago en 1899 y  tenía una pésima relación con su madre.

Las lentes que utilizaba le lastimaban la nariz.

Su primera novela (Adiós a las Armas) y su última novela (El Viejo y el mar) fueron sus mayores éxitos literarios.

Ernest Hemingway fue herido durante la Primera Guerra Mundial mientras se desempeñaba como miembro de la Cruz Roja y a su vuelta a Chicago contó todo tipo de historias sobre la guerra apoyadas en sus heridas y en un uniforme de soldado del que había “despojado a alguien”.

En general no le gustaba conversar sobre literatura y prefería hacerlo sobre temas como el deporte, las mujeres o la comida…

Durante toda su vida practicó numerosos deportes, entre ellos la caza, la pesca, el boxeo, el esquí y la tauromaquia (si es que esto puede considerarse un deporte).

Se casó cinco veces y llegó a vivir rodeado de perros y gatos, entre los que su preferido era una gatito llamado Bossie.

Habitualmente, solía decirles a sus amigos que se iba a suicidar y al final Ernest Hemingway se suicidó (al igual que lo habían hecho su padre y su abuelo). Desde su muerte hasta ahora han continuado apareciendo obras suyas debido a las miles de páginas manuscritas que dejó sin publicar.

Hemingway no podía escribir sin sus amuletos de la suerte en su bolsillo derecho: “una castaña de Indias y una pata de conejo raída, con los huesos y los tendones relucientes de tanto sobarlos”.

Hemingway drinking writers fountain Pen Montblanc 1992

Para ampliar información:

Documental RTVE sobre Hemingway en España: http://www.rtve.es/alacarta/videos/television/hemingway-los-vascos/540070/

A continuación, una breve colección de imágenes de lo que ha sido mi encuentro con Hemingway y “las Hemingway”.

Montblanc Hemingway
Montblanc Ernest Hemingway
Montblanc Ernest Hemingway Fountain pens
Hemingway Montblanc Fountain pen
Hemingway Montblanc
Montblanc Hemingway
HEmingway Montblanc
Montblanc 1992 Writers Edition Hemingway
Hemingway Montblanc fountain pen
Montblanc Hemingway fountain pens

Montblanc fountain pen writers hemingway writer
Hemingway Montblanc

Share